El Juego Simbólico

0 Comentarios

El Juego Simbólico

Compartir el tiempo y los juegos con nuestros hijos es toda una experiencia, aunque muchas veces el día a día, nuestra rutina y el trabajo nos llene las horas, compartir esos momentos es muy importante para el desarrollode los peques y de nuestras familias.

Desde muy pequeños, los niños utilizan el juego simbólico, incluso antes que nosotros mismos nos demos cuenta, ellos están intentando comprender el mundo y jugar es una forma muy divertida de hacerlo.

 JuegoSimbolico

¿Qué es el juego simbólico?

Para intentar explicar, y comprender, mucho mejor que si lo explicamos nosotros, deberíamos visitar la obra de Jean Piaget, un psicólogo suizo del siglo XX que desarrolló toda una teoría alrededor del juego simbólico en los niños. Esta teoría consiste en explicar como aprende un niño desde el momento de su nacimiento y a lo largo de toda la infancia.

Según Piaget, alrededor de los dos años, el niño mediante el juego y de forma espontanea, empezará a imitar situaciones, actividades y conductas que ven a su alrededor. Además utilizaran diferentes objetos para representar simbólicamente estas realidades que les rodea. Los niños se pasan el día jugando, y a través del juego, y de una forma divertida, intentarán dar respuesta a su curiosidad, intentarán comprender sus emociones y darán rienda suelta a su creatividad.

 

Características del juego simbólico

Si hay algo que caracteriza el juego simbólico es que el niño o niña es capaz de adaptar el juego a cualquier situación, es un juego totalmente carente de reglas.

Es un juego no estructurado, no necesita unos materiales definidos para poder jugar y cualquier objeto o juguete se puede transformar, en la imaginación de los peques, en cualquier otro si en ese momento es necesario.

Una característica del juego simbólico es que al principio el niño o niña juego principalmente solo, o como mucho con sus padres, para, poco a poco, convertirse en un juego social y acabar involucrando a muchos compañeros en este tipo de juego. Un ejemplo de esto es cuando los niños juega a papas y mamas, a doctores o incluso a ser su propio profesor.

TablaCurva Chiquilladas

 

Existen multitud de materiales que potencian este tipo de juego, en Chiquilladas podrás encontrar nuestra tabla curva, que es un ejemplo perfecto de juego desestructurada ya que puede ser un balancín, un horno, la mesa del profesor o el castillo de un principe o princesa.

Taambién puedes encontrar otro juguete perfecto para fomentar el juego simbólico, nuestro arco iris Waldorf, un juguete de madera de gran calidad formado por arcos independientes que encajan entre ellos.

 

 

Beneficios del juego simbólico

El mayor beneficio del juego simbólico es que los niños usan el juego para expresar sus sentimientos, emociones y preocupaciones y que a través del juego simbólico podemos observar la realidad de nuestros pequeños. Si tiene un problema lo expresará en este tipo de juego, si hay alguna novedad importante, también surgirá de forma espontanea.

Otro gran beneficio es el desarrollo del lenguaje, nuestro hijo o hija se intentará poner en la piel de otro e imitará su forma de hablar, por lo que utilizará nuevas palabras y expresiones que enriquecerán su lenguaje. No podemos olvidar, que este tipo de juego está muy relacionado con la creatividad. La imaginación y la fantasía será algo habitual y que poco a poco se potenciará cada vez más.

Como hemos dicho antes, otro gran beneficio del juego simbólico, es que irá pasando de ser individual a ser colectivo, por lo que los pequeños se verán obligados a gestionar y negociar diferentes roles, por lo que se potenciarán las habilidades sociales y será una gran iniciación en ponerse en la piel de otro, y asi trabajar la empatía.

Estos son solo unas pequeñas pinceladas sobre el juego simbólico. Existe una variada bibliografía y artículos sobre este asunto que seguro que explican mejor que nosotros todo este tema.


Y tú... ¿A que jugabas de pequeño?


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados